domingo, 2 de febrero de 2014

Chichería Bar El Monje 2

Esta semana fui contactado por Hernán Jiménez, quien labora colaborando en el Monje. Él me comentó que estaba cordialmente invitado a la sucursal que se abrió hace unas semanas, cerca al C.C, Unicentro, con el fin de participar en una cata dirigida. Lógicamente, asistí gustoso.
Tal como había escrito en una reseña anterior, El Monje se caracteriza por ser el bar cervecero que cuenta con el mayor surtido de marcas y estilos en toda Colombia (se habla de una cantidad superior a 150), razón por la cual, este sitio se ha convertido en un referente a la hora de beber cervezas totalmente nuevas y difíciles de encontrar en otros lugares similares. Su dueño, el señor Gustavo Gamba, se esmeró bastante en darle el toque especial que lo caracteriza, es decir, que el cliente, una vez ingrese al local, parezca sumerjirse en un ambiente donde cientos de botellas cerveceras lo rodean.
La cata fue organizada por los representantes oficiales de las marcas Baltika (Rusia), Stella Artois (Bélgica), Cervecería Artesanal de Los Andes (Colombia) y Köstritzer (Alemania). Los asistentes tenían a su disposición en las mesas, la cristalería oficial y posavasos de cada una de las marcas, lo que le dio al evento un estupendo toque.
Tanto como Baltika y Los Andes, son cervezas que no había tenido la oportunidad de beber, por lo que disfruté de este evento que me estaba dando la posibilidad de probarlas.
Pronto, el aforo de El Monje fue totalmente ocupado por invitados como yo. La música provenía de un dúo, quienes eran conocidos de Gustavo, y que interpretaban música suave, como bossa nova y blues. Después empezó en si la cata, que fue dirigida por personas que laboran en cada una de las empresas, comenzando por Baltika, luego Stella, después Los Andes (que ofreció dos estilos), para luego finalizar con Köstritzer.
El Monje también es famoso por la calidad de su comida, y Gustavo y su equipo de cocineros se lucieron con los platos. Cada uno de los asistentes podía elegir entre tres opciones (filete de róbalo, trucha o salchicha estilo alemán), yo como no puedo con los pescados ni nada que se le parezca, opté por la salchicha de ternera, que venía acompañada de papas a la francesa y ensalada. La combinación con las cervezas fue deliciosa.
Sin duda, fue un evento muy placentero, donde tuve la oportunidad de conocer a varias personas, además de disfrutar de comida excelente y cervezas nuevas para mi paladar. Recomiendo a ojo cerrado a El Monje 2, que se encuentra ubicado en la Carrera 15A N° 120 - 36, de igual forma, los que llevan automóvil (eso si, recuerde asignar a alguien como conductor elegido), pueden estacionarlo tranquilamente en la enorme bahía que se encuentra justo al frente del bar.
Muchas gracias a Gustavo Gamba y Hernán Jiménez por la invitación y la excelente atención, y desde este espacio digital, muchos éxitos y ventas con la nueva sucursal de El Monje.

1 comentarios:

Maira Carolina Alarcón Romero dijo...

Excelente evento y gran oportunidad de probar buenas cervezas