domingo, 8 de febrero de 2015

De vuelta con 3 Cordilleras Páramo

Ya han pasado varios meses desde que escribí la ultima entrada en este espacio digital, pero siendo sinceros, necesitaba alejarme un poco del blog, ya que la inspiración se había apagado y en verdad ya no sabía sobre que escribir.
Pues bien, como propósito para este 2015 decidí retomar la escritura cervecera, y si ya habían transcurrido algunas semanas del nuevo año, hoy he vuelto a recomenzar de nuevo.
Sin duda alguna, que mejor que escribir el primer tema de 2015 sobre la novedad más importante que ha sucedido en los primeros meses, y es hablar sobre la nueva 3 Cordilleras Páramo, la versión sin alcohol de la famosa cervecera medellinense. Pero eso si, aunque se muestre la marca colombiana, la bebida es de origen español, ya que para el proceso de extracción etílica, contrataron una empresa con la tecnología especial que esto requiere (ver fuente).
Otro de los aspectos notables es el envase de lata, lo que convierte a la marca paisa en la primera cervecera alternativa que distribuye una referencia bajo este formato.
Estilo: Cerveza sin alcohol.
Contenido alcohólico: 0,0 %.
Aroma: Herbal y maltoso, típico de este tipo de cervezas.
Color: Dorado brillante.
Espuma: Generosa, retención corta y sabor amargo y seco.
Cuerpo: Ligero.
Sabor: Amargo y seco, para nada se siente el dulzor de las maltas. La astringencia es adecuada y no genera sensación de saciedad.
Conclusiones: Como un seguidor y fanático de estas cervezas, pues le doy la bienvenida. Siempre resalto este tipo de esfuerzos que permiten disfrutar a los consumidores que por varios motivos y/o circunstancias, no pueden consumir una cerveza común.
Sus características de sabor, aroma y sensaciones la ubican dentro de una opción válida para salir del consumo de gaseosas o refrescos durante un evento festivo, y claro está, Páramo respeta y recrea muy bien los sabores amargos y la sequedad que tienen la mayoría de cervezas de consumo masivo.
Muchas gracias a 3 Cordilleras por aportar su grano de arena en ampliar el portafolio de este tipo de cervezas, muy requeridas para impulsar los programas de consumo responsable.

domingo, 7 de septiembre de 2014

Una crítica dura al conglomerado

En un cafetín donde estaba bebiendo una taza de esa bebida, me dirigí al canasto de revistas, y vi que tenían el último número de Arcadía (una publicación de la casa Semana), que se centra en asuntos de cultura y arte.
Entre sus páginas, me encontré con sendo escrito, cuyo autor es Lucas Ospina, donde habla de una realidad que deja mucho que pensar, acerca de Bavaria y su cerveza insignia, Club Colombia. Les dejó el texto para que ustedes, desde el punto de vista cervecero y moral, saquen sus propias conclusiones:
BAVARIA ARTISTA
La cervecería Bavaria interiorizó la frase de “todo hombre es un artista” y, montada en una ola de bohemia empresarial, lleva años intentando registrar ante el Estado sus envases como obras de arte.

A mediados de los años noventa, Bavaria Artista lo intentó con el envase de Cola & Pola, la solicitud le fue negada, tal vez los funcionarios solo vieron ahí un refajo malogrado de Arte & Mercadeo. Bavaria Artista ahora insiste, ya llevó su caso al Consejo de Estado para conseguir aprobación estatal y proteger sus obras de arte bajo el canon leonino del derecho de autor.

Bavaria Artista debería mostrar más seguridad en sí misma, dejar de atrincherarse en los torcidos del derecho para conseguir gabelas y que sean los usuarios los que degusten su producto. Bavaria Artista lleva años diciendo que Club Colombia, su cerveza estelar, es “perfecta”, que tiene “maestría cervecera” y que “las mejores cosas de la vida toman tiempo”, y este autobombo etílico, de ser cierto, debería ser suficiente. ¿O es que no es así? ¿Por qué a Bavaria Artista no le basta con decir que hace arte o con registrar su marca y sus diseños? ¿La protección legal que pide se traducirá en ventajas tributarias o solo le está apostando a aumentar con afán su capital cultural?

Bavaria Artista siempre está creando, y así como es ligera con la cerveza Águila que conceptualiza en fútbol y tetas, con Club Colombia es solemne y le apunta a una obra maestra total. Club Colombia es, según Bavaria Artista, el “símbolo de lo que somos” y, como si se tratara de ingredientes, suma a su bebida seis valores muy colombianos: “La herencia, la evolución, el progreso, la creatividad, la cultura y la dedicación”. La botella tiene en relieve el mismo logo simbólico que acompaña su etiqueta, un trazo indigenista. Según Bavaria Artista basta con tocar esta botella “para reconocer toda la historia que llevamos en nuestras manos”.

Bavaria Artista aquí no miente: a comienzos del siglo pasado, las empresas cerveceras, en aras de lograr el monopolio de las bebidas alcohólicas, atacaron a la chicha, la bebida artesanal heredada de los indígenas, y amparadas por los ideales de evolución y progreso acabaron con gran parte de la creatividad, la cultura y la dedicación que tenían los fabricantes populares que se vieron perseguidos por la policía, las autoridades y la Iglesia. “La chicha embrutece, no tome bebidas fermentadas”, decía la publicidad oficial impresa en las mismas máquinas en que se hacían etiquetas de cerveza. Tiene la razón Bavaria Artista: su obra de arte nos ayuda a “reconocer toda la historia que llevamos en nuestras manos”.

El cinismo de Bavaria Artista se deja ver, sus cruces mercantiles dan buena cuenta de esto. Basta con recordar el artilugio de la rifa de un cuadro de Botero en la temporada navideña de 2006. Se dijo que había 50 tapas premiadas en envases de Club Colombia. Podían participar todos los colombianos, pero para Bavaria Artista hay unos colombianos más “Club Colombia” que otros: una noche decembrina, el dueño del restaurante Andrés Carne de Res se ufanó ante sus clientes de que una de las tapas premiadas estaba en su local y se agotaron las provisiones hasta que un corredor de bolsa la encontró. Al otro día algún resentido enguayabado destapó la chapuza ante los medios. Se descubrió que Bavaria Artista había sembrado 35 tapas en establecimientos afines a su idea de cliente tipo “Club”. La empresa recibió una multa de 43 millones de pesos por publicidad engañosa, una nadería comparada con las ganancias que trajo la venta de cerveza esa temporada.

La ambigüedad de Bavaria Artista está en su doble cara, la biempensante de los seis artistas jóvenes que la acompañan en sus videos promocionales maquillando su logo en instalaciones de conceptualismo naif. O la otra, la del carretazo leguleyo que se echan Bavaria Artista y sus curadores para justificar su arte: “Esta obra plasma el nivel de reconocimiento, el orgullo patrio elaborado sobre el prestigio, el perfeccionismo y el buen gusto, los cuales se pueden apreciar al examinar las características de su forma: tiene un cuello corto, con hombros altos que simbolizan el poder, con trazos suaves y ángulos agudos que muestran su refinamiento”.

Pero no hay que confiarse, hay que estar alerta ante los usos que el arte exige, y el trabajo de Bavaria Artista se podría asemejar al de un colega suyo que en 1961 produjo 90 pequeñas latas cilíndricas. Los recipientes iban sellados, se vendían por US$37 y hoy se subastan por más de US$70.000. Las etiquetas, como las etiquetas de Bavaria Artista, tenían su truco, un letrero traducido en varios idiomas en que el artista, Piero Manzoni, además de describir el contenido mercantil, le daba un título a su obra: Mierda de artista.

domingo, 24 de agosto de 2014

La nueva cervecería de Bogotá Beer Company

Esta semana fui contactado por Berny Silberwasser, fundador de la reconocida y destacada cervecería y pubs Bogotá Beer Company, con el fin de invitarme a la inauguración de la nueva cervecería ubicada en la zona franca de Tocancipá, un municipio aledaño a Bogotá.
Había tenido ya conocimiento de ésto, cuando él mismo me comentó en pasadas ocasiones que la actual planta ubicada en el concurrido barrio 7 de agosto se les estaba quedando pequeña para la gran producción que estaban desarrollando, y que por esta razón habían tomado la decisión de trasladarse a un lugar que les ofreciera más espacio (además de los beneficios que otorga la ubicación en una zona franca).
Berny me comentó que la primera piedra se puso hace dos años, y que después de una tremenda obra, por fin el día de ayer se abrieron las puertas de esta grandiosa cervecería. 
Los visitantes tuvimos el privilegio de conocer las instalaciones de la cervecería, el recorrido empezó en la zona donde se almacenan los granos de malta, que consta de enormes silos y un molino mucho más grande que el utilizado en la planta anterior.
Luego, nos dirigimos al cuarto de maceración. Para mi, la parte más bonita de la planta, ya que cuenta con grandes ventanales que le suministran luz natural, además que permiten ver el bosque circundante. Si le añadimos el hecho del brillo del acero de los maceradores, ésto le añade un toque muy especial a esta sección, donde empieza todo el proceso cervecero.
Al lado del cuarto de maceración, se encuentra un pequeño bar, con una decoración impecable y con mesas largas. Ahí es posible observar los trofeos y reconocimientos que ha obtenido la cervecería y sus productos.
El recorrido continuó hacia la zona donde se encuentran los tanques de fermentación y maduración. Estos elementos son altos y numerosos (los otros se encuentran en el exterior de la planta), lo que permitirá reducir el cuello de botella en la producción de cerveza.
En la misma gran área donde están los tanques, se encuentra la embotelladora. Una máquina formidable que permite el llenado de 3000 botellas por hora, y que en momentos de máxima producción, puede encargarse de hasta 12000 botellas por hora.
Al lado de la máquina embotelladora, se encuentra su similar que se encarga del llenado de los barriles que se despachan a cada uno de los pubs, o para partículares que encargan estos envases en sus fiestas y reuniones.
Finalmente, los invitados tuvimos el privilegio de recibir una botella de cerveza, con una etiqueta personalizada, recién salida de la embotelladora, de igual modo, también nos regalaron un vaso timbrado con una frase alegórica a esta inauguración.
Es evidente que Berny estaba muy orgulloso y satisfecho de mostrar a todos los invitados esta majestuosa y hermosa planta, ya que después de mucho trabajo, dedicación y sobretodo pasión, logró dar a conocer a Colombia y al mundo que sus ideas y sueños llegaron a transformarse en esta mega-obra, que sin duda alguna, es la planta más moderna y tecnificada del país.
Desde este espacio, quiero expresar mis más sincero agradecimiento a Berny, por haberme hecho partícipe de este hito en la historia de la cerveza alternativa en el país, ya que sólo un grupo de personas (entre familiares y amigos de los empleados de BBC), tuvimos este honor.
De igual forma, también quiero expresar mis mejores deseos y energía para que esta formidable empresa, que empezó con algo muy pequeño y es un ejemplo para el gremio empresarial del país, coseche muchísimos triunfos, satisfacciones y prosperidad, así como que siga elaborando esas deliciosas cervezas (reconocidas mundialmente), que los amantes de la buena bebida disfrutamos con cada sorbo.
¡¡LARGA VIDA A BOGOTÁ BEER COMPANY!!

lunes, 18 de agosto de 2014

Cerveza Weidmann Weissbier - Alemania

Continúan llegando novedades al mercado nacional, en esta ocasión una de ellas viene de Alemania, cuyo nombre es Weidmann Weissbier.
Como su nombre lo indica, es una cerveza de trigo que se elabora en territorio germano, bajo licencia de una empresa holandesa llamada UDB (United Dutch Breweries)
En su página web, informan que Weidmann es el apellido de un señor llamado Paul, que hace 30 años en el sur de Alemania, decidió elaborar sus propias bebidas, ya que según él, las cervezas que se ofrecían en las fiestas no eran de su total agrado.
Eso si, no se sabe el motivo por el cual una cerveza alemana pasó a ser propiedad de un conglomerado holandés, probablemente le ofrecieron bastante dinero al señor Paul para que vendiera su fábrica.
Esta cerveza sólo viene en presentación enlatada de 500 mL a un precio de $6.300°°, de forma que los que gustan de coleccionar botellas, no tendrán una de esta marca.
Estilo: Cerveza de trigo.
Contenido alcohólico: 5,3% abv.
Aroma: Frutal, ácido, un toque ahumado.
Color: Dorado ligeramente turbio.
Espuma: Generosa, retención corta y sabor ácido.
Cuerpo: Ligero tendiendo a aguado.
Sabor: Moderadamente amargo, gasificación media, con la acidez propia del estilo. Se sienten algunos toques a pan y cítricos, aunque se nota exceso de agua.
Sensación en garganta: Astringente que desaparece después de unos segundos.
Conclusiones: De las cervezas de trigo que es posible adquirir en el mercado nacional, Weidmann ha sido la más ligera y aguada de todas. Si bien tiene las características propias del estilo alemán, es un hecho que le falta más sabor y carácter para lograr sobresalir entre sus competidoras. Por otro lado, la espuma duró muy poco, además que se diluyó totalmente dentro del líquido y esto es algo por lo que los aficionados a este espumoso estilo se verán algo defraudados.
En conclusión, una cerveza que por su precio, debió ofrecer muchísimo más.

domingo, 10 de agosto de 2014

Cerveza Apóstol SIN Alcohol - Colombia

Desde hace unas semanas fue lanzada la versión baja en alcohol de la cerveza Apóstol (inicialmente en Medellín), y después de una ansiosa espera, el día de ayer por fin vi el 4-pack en el supermercado Carulla de Pablo VI, e inmediatamente lo adquirí.
Es de destacar que Inducerv es la primera cervecería alternativa en Colombia que lanza este tipo de bebidas, que dicho sea de paso, es algo compleja su elaboración, y sobretodo, que llegue y sea aceptada por un mercado.
Como lo dije meses atrás, me comencé a interesar por este tipo de cervezas cuando en una fiesta, al pobre personaje que le toca de conductor elegido, le toca embucharse con agua, o pegarse una maluquera por el exceso de azúcar que contienen las bebidas gaseosas y refrescos.
Sin embargo, tal como escribí en la reseña de Águila Cero, así tenga una pequeña cantidad de alcohol, algunas personas pueden verse afectadas por éste, así que lo mejor es tener moderación en su consumo, para evitar consecuencias desagradables.
El consumidor notará en su primera impresión el color azul que representa a Apóstol SIN, ya que la caja del 4-pack y su etiqueta es dominada por dicho color.
Otra de los aspectos característicos es su llamativo color ámbar, algo totalmente diferente en este tipo de cervezas que se caracterizan por ser doradas brillantes.
Su espuma es gruesa, generosa, de sabor ahumado y siempre está presente hasta finalizar la bebida.
Sus aromas son maltosos y con un sutil aporte ahumado.
Su sabor viene equilibrado con un contenido gaseoso moderado y un leve amargor, donde la malta caramelo aporta su sabor, al igual que un toque ahumado.
Su sensación es garganta es delicada, que desaparece a los pocos segundos.
Antes de finalizar esta entrada, si quiero hacer pública mi felicitación a Apóstol por asumir el riesgo de elaborar una cerveza baja en alcohol, algo que si duda requiere crear conciencia dentro de los consumidores, al igual que hacer ver que estas bebidas si son cervezas y no un refresco.
Una buena y rica opción que espero ver ofrecida y promocionada de formas adecuadas y  en los diferentes bares, discotecas y restaurantes. De igual forma, es la opción perfecta para refrescarse después de una buena rutina de deporte o ejercicio.

sábado, 2 de agosto de 2014

Cerveza Hollandia Malt 0,0

Para un seguidor de las cervezas bajas o sin alcohol como yo, siempre recibo con beneplácito la llegada de productos que pertenezcan a esa línea. Básicamente porque promueven el consumo responsable y es una bebida muchísimo más saludable que una gaseosa o un jugo de esos que dicen en su etiqueta "100% natural, contiene tartazina, benzoato, etc".
Desde hace unas semanas empezó a figurar en las góndolas de almacenes Olímpica (que dicho sea de paso, decidió abrirse a las cervezas alternativas), la cerveza Hollandia Malt 0,0, presentación en lata de 330 mL. Debido a su precio de $2.700°°, decidí llevarme varias latas.
De la casa que elabora esta cerveza, no hay mayor información, sólo existe una página web que no habla nada de la cervecería, sólo que su país de origen es Holanda y ya (si alguien tiene más información, se agradece la haga pública).
Estilo: Cerveza sin alcohol.
Aroma: A malta y un poco herbal.
Color: Dorado brillante.
Espuma: Generosa, retención media y sabor amargo.
Cuerpo: Ligero.
Sabor: Moderadamente amargo, gasificación media que atenúan en gran medida el sabor dulce de la malta.
Regusto: Muy suave, no deja rastro.
Apreciaciones personales: Una buena alternativa en cervezas sin alcohol. A pesar de la ausencia de éste, es una bebida que simula muy bien estar tomando una cerveza "light", y que para nada da pie a pensar que se está bebiendo un refresco de malta, o en el otro caso, un vaso de sal de frutas. Un producto de buena calidad a un precio decente.

domingo, 13 de julio de 2014

¡¡Por fin una novedad!! Cerveza Aguila Cero

Desde hace unos meses este espacio entró en inactividad, debido a falta de inspiración y a la falta de novedades en la escena cervecera.
Sin embargo, en los últimos días me topé con una botella cuya etiqueta era novedosa, y al acercarme me encontré que la cerveza insignia del conglomerado Bavaria había "lanzado" (todavía no hay noticias al respecto) la versión baja en alcohol de Águila.
Aunque en la etiqueta dice Cero, esta cerveza en realidad contiene 0,4 % de alcohol, lo cual sería algo riesgoso de consumir si después hay que conducir un vehículo.
Sin embargo, esto no fue impedimento para consumir una botella de esta novedad.
La cerveza en sí, presenta los típicos aromas que genera la versión común de Aguila, al igual que su retención de espuma, que es muy corta. Sin embargo, se siente en boca una generosa cantidad de gas y astringencia, lo que disipa en forma correcta el dulzor de las maltas e impide que la cerveza sepa igual que un Maltizz. Debido a su mínimo contenido de alcohol, éste no se siente, y más si la bebida está bien helada (como en esta situación).
Como seguidor de este tipo de cervezas, me gusta este nuevo producto, el cual da la oportunidad de refrescarse con una bebida baja en alcohol y mucho más saludable que las bebidas gaseosas. De igual forma, es una opción perfecta para las situaciones en que se desee beber bastante, pero sin embriagarse a los pocos sorbos.
La botella de 330 mL me costó $2.000°° en una licorera de la calle 95 con 15.
Sin embargo, es necesario hacer este recordatorio: El hecho de consumir una cerveza baja en alcohol (aunque en este caso la etiqueta diga "cero"), implica un riesgo si después se deben ejecutar tareas como conducir u operar maquinaria.

jueves, 17 de abril de 2014

Schwarzer Herzog - Alemania

Continúamos con la otra cerveza (especial) de la casa Hofbrauhaus Wolters, que llegó a Colombia. En esta ocasión se trata de la cerveza Schwarzer Herzog.
Por el momento sólo es posible encontrarla en lata de 500 mL, pero es posible que el importador (Grupo Cargaduana), pueda importar su versión en botella de vidrio.
Hoy jueves santo, y después de una madrugada bastante lluviosa en Bogotá, el sol se volvió a apoderar del clima, lo que hizo que éste fuera bastante agradable, pero a la vez, caluroso, razón por la cual decidí que era el momento indicado para beber y degustar esta novedad alemana.
Como toda cerveza que se hace de maltas oscuras, Schwarzer Herzog presentó un color oscuro (claro, en la lata dice que es una cerveza con esta apariencia), con los típicos aromas ahumados y un poco a uvas pasas.
Su espuma es gruesa, de consistencia leve, amarga y tostada a la vez, y con una retención que dura varios segundos, que momentos después, se diluye con el oscuro líquido.
Su sabor, obviamente tostado, ahumado, notas a café, sobre un cuerpo ligero (ideal para la temperatura capitalina) y una gasificación moderada, me hizo estar en lo correcto de destapar esa lata, ya que buscaba refrescarme con otra cosa que no fuese agua.
Y finalmente, en garganta, una sensación muy suave, en el que se siente un poco de astringencia, pero que a la vez, invita a los tragos siguientes.
En definitiva, una cerveza sumamente agradable para beber, que cumple con el objetivo de refrescar, a la vez que permite disfrutar de sabores tostados, los cuales cortan de una sola vez, cualquier rastro de sed.
Es de esas cervezas aptas para los fanáticos de las cervezas oscuras, para un asado, una pequeña rumba o un encuentro animado con las amistades, o como lo dije, para un día caluroso.