domingo, 13 de septiembre de 2009

Cerveza colombiana - San Tomás dubbel y hefe weizen

En esta ocasión, comentaré las experiencias generadas por las cervezas ale de Inducerv, sus variedades hefe weizen (de trigo) y dubbel (de influencia belga, a la cual se le añade azúcar).

SAN TOMÁS HEFE WEIZEN

Alcohol: 5,3%.

Estilo: Hefe weizen (de trigo).

Color: Su color es dorado turbio.

Aroma: Pan, herbal, mora, naranja y miel.

Espuma: Blanca, gruesa, cremosa, amarga y ácida de muy larga duración.

Sabor: Amargo y ácido balanceados, pan, manzana verde, sutil caramelo, madera, carbonatación media y cuerpo ligero a medio.

Regusto: Amargo, levemente ácido, predomina en la garganta.

Apreciaciones personales: Soy un fanático de las cervezas de trigo, y esta hefe me pareció magistral, sumamente deliciosa y placentera. No hay nada como la espuma cremosa y densa de esta cerveza, casi a punto de merengue, el abrebocas perfecto para lo que se viene al beberla, una delicada composición frutal de sabores con un balance perfecto de amargor y acidez. La gasificación está en su punto, no llena el estómago lo que permite disfrutarla en cada sorbo. Un regusto ideal, que le imprime carácter a la bebida sin ser agresivo con la garganta.

SAN TOMÁS DUBBEL

Alcohol: 6,3%.

Estilo: Dubbel.

Color: Su color es ámbar rojizo y limpio.

Aroma: Floral, uvas, madera y nuez.

Espuma: Beige claro, delgada, poco densa, amarga, corta duración.

Sabor: Dulce, maltoso, leve amargor, frutos silvestres, manzana, caramelo, carbonatación leve a media, cuerpo medio.

Regusto: Frutos silvestres, dulce, levemente amargo y toques a madera.

Apreciaciones personales: Esperaba con muchas ansias el momento de destapar la botella de San Tomás Dubbel y la experiencia fue absolutamente satisfactoria, si hay palabras, la defino como elíxir, espectacular. Color muy atractivo, sensual, aromas que evocan la más deliciosa fragancia de las flores con toques frutales. Un sabor sumamente complejo, rico en toques dulces y a frutas, un alcohol perfectamente integrado al festival de sabores. Un regusto que acaricia de manera sedosa la garganta... sin palabras. Una cerveza para disfrutar al lado del ser amado bajo la luz de las velas y hacer que ese momento sea lo más mágico posible.

2 comentarios:

Catador dijo...

Que bueno que existan tamañas cervezas por allá. Las de trigo chilenas son buenas, pero no me matan.

Te quedaron excelentes las fotos.

Salud!

leo dijo...

hola neo, como estas!! que buena noticia al encontrar en mi blog la noticia que dios mediante estaras por argentina. espero realmente que nos podamos ver para charlar sobre nuestra aficion y de paso cañaso tomarnos unas buenas junto con otros amigos.
estamos en contacto.
tendremos que estar mas en contacto por msn. mi mail leogar_233@hotmail.com
un abrazo inmenso neo. que estes muy bien y.... nos vemos!!!!
leo