sábado, 3 de abril de 2010

Más allá de la cerveza

Esta semana me encontré con un vecino al cual hace mucho tiempo no veía, empezamos a hablar sobre que rumbo habían tomado nuestras vidas y le comenté que actualmente, aparte de la ingeniería, era un escritor enfocado en la cerveza. Él se sorprendió mucho y me solicitó que siguiera hablando sobre este tema, yo con mucho gusto profundice un poco, cuando me hizo una pregunta bastante interesante y que nunca había puesto a análisis: ¿Qué hay de utilidad cuando una persona se dedica a catar cervezas?
Justamente, esa inquietud me trajo el recuerdo cuando una vez en la oficina solicitamos un botellón de agua a una conocida embotelladora de gaseosas que tiene su planta en la ciudad; al rato llegaron los empleados de dicha empresa repartiendo el agua embotellada a todas las áreas. Yo, como tenía mucha sed en ese entonces, fui el primero que destapé el botellón y me serví un poco de agua, pero cual sería mi sorpresa cuando me di cuenta que el sabor del líquido era como aquel que sale de cualquier grifo, es decir, todo evidenciaba que esa agua no fue tratada en la planta de gaseosas. Enseguida, alerté a mis compañeros, pero ellos al probar el agua no sintieron ninguna diferencia.
¿Me estaré volviendo paranoíco? me dije, pero días después, a uno de los jefes del área en que yo trabajo le informaron directamente desde la planta de gaseosas que había sido desmantelada una mafia de empleados que reemplazaba el agua tratada por ellos por agua común y corriente (de la empresa de acueducto) y que los delincuentes se enfocaban en repartir esa agua "adulterada" en las grandes empresas.
Esa fue la respuesta que le di a mi vecino, el hecho de catar cervezas, va mucho más allá de la bebida y me ha permitido agudizar un poco más mis sentidos del olfato y el gusto, cosa que me permite disfrutar muchos más de los sabores de cualquier bebida y alimento que pasa por mi paladar y también me alerta cuando me están metiendo "gato por liebre" cuando solicito una bebida o comida en particular (ej. si pido una carne de cerdo y me traen una de res) ¡¡si, aunque suene trivial el ejemplo, conozco mucha gente que no distingue una de otra!!
Después de la conversación y la respuesta contundente, mi vecino que esta trabajando en un área denominada "análisis de nuevos mercados y negocios" decidió ofrecerme su colaboración para ciertos proyectos de emprendimiento que tengo en mente.

5 comentarios:

Pivní Filosof dijo...

"dedicarse" a catar cervezas me parece algo un poco exagerado, "catar cervezas como pasatiempo" lo veo más acertado.

En cuanto a la utilidad. Podría decir que me ha ayudado a poder disfrutar mejor de las cervezas que tomo, pero tambien estaría exagerando porque antes de "ponerme a catar" también tomaba cerveza y la disfrutaba mucho, e incluso hoy día, la mayoría de las cervezas que consumo no las cato, sino que simplemente las tomo y las disfruto enormemente.

Sí quizás podría decir que catar cervezas me ha ayudado a saber elegir mejor en el sentido que gracias a ello (y a mi memoria) puedo darme una idea general más o menos acertada de lo que puedo esperar en una cerveza nueva basada en datos objetivos como estilo, ingredientes, contenido alcohólico, gravidez original, IBU, etc.

En cuanto a ayudarme a discernir sobre otros productos, bueno casi todo lo que consumo lo divido en lo que me gusta y no me gusta y no suelo meditar demasiado al respecto, aunque sí puede ser que haber "entrenado" mi paladar y olfato para poder apreciar cosas que antes quizás pasaba por alto.

Pepe dijo...

A otra cosa que ayuda es a saber distinguir si algo te gusta o no, independientemente de en que papel o paquete este envuelto.
o sea, entrenas el paladar i sabes descernir, mas alla de su presentacion...sin condicionarte.
saludos!

Pau dijo...

Antes yo tampoco prestaba demasiada atención a los pequeños detalles de todo aquello que comía o bebía, pero hacer catas o prestar atención a aquello que se toma es positivo en tanto en cuanto te permite disfrutar más de los pequeños detalles. Estoy con Max en que antes también disfrutaba las cervezas que tomaba, pero quizás ahora las disfruto mucho más, dado que aprecio algunos pequeños detalles (si es más picante, ácida, dulce... o si está más tostada...amargor más herbal, floral...) y todo esto hacen del hecho de tomar una cerveza un momento algo más especial. Llámadme romántico, pero es mi impresión...

Eduardo Deleuze dijo...

El ejemplo del agua es exactamente lo que pasaría cuando un panel de análisis sensorial evalúa las distintas materias primas para elaborar una cerveza. Sin dudas una cata en cuanto al análisis y perfil organoléptico de una bebida es muy importante, ya sea como estudio de mercado o buscando determinado nivel de tomabilidad o drinkability.
Muchos saludos Manza!!

BIOCERVECERO dijo...

jajajaja te la sacaste bien y mas encima te van ayudar con algunos emprendimientos!!!!, excelente blog.