domingo, 28 de agosto de 2011

Cervecería Irlandesa - Bogotá

En la famosa y turística zona del barrio La Macarena, célebre por albergar una oferta gastronómica para todos los gustos, además de los restaurantes, varios empresarios cerveceros comenzaron a ver el gran potencial que tenía el sector y decidieron por establecer sus negocios ahí mismo.
Uno de los lugares cerveceros es la Cervecería Irlandesa, un pub que produce y comercializa sus propias bebidas. Ésta se encuentra ubicada en la planta baja de un edificio, en la Carrera 4ª Nº 26D - 27.
Al entrar al establecimiento, se encuentra con la atmósfera tradicional de un pub, con ambientes decorados en madera, cómodas sillas con apoya-brazos, muchos espejos y cabezas de animales salvajes (antes que haya algún conato de protesta, no se preocupen, estos elementos son artificiales y ninguna criatura sufrió daño alguno). A decir verdad, y por lo que he visto en la ciudad, este pub es uno de los más bonitos que hay, a primera vista, uno queda impresionado con el montaje, se ve que el dueño es un total apasionado a la cerveza y todo lo que refleja la cultura irlandesa de la cerveza.
El pub cuenta con dos pisos, y según la información de las personas que laboran en la Cervecería, éste tiene la capacidad de albergar a 120 clientes (una cantidad considerable) y se destaca la presencia de una crispetera de feria (donde se preparan las palomitas de maíz que se ofrecen en cortesía) y juegos típicos que se encuentran en cualquier pub irlandés.
De igual forma, en la planta superior, se observa que el ventanal que da a la calle, está detrás de una enorme cantidad de botellas cerveceras del mismo negocio.
La Cervecería Irlandesa ofrece al público cuatro estilos, los cuales son IPA (India Pale Ale), Roja Irlandesa, Brown Ale y Pale Ale, pero sólo tuve la oportunidad de probar la roja y la "brown ale". De la primera, se destaca un moderado aroma a malta, arequipe (dulce de leche) y notas herbales, un sabor notablemente amargo, que se veía acompañado con sutiles notas acarameladas, manzana verde y cereza y gasificación moderada. El final en garganta era breve, con predominio al amargor. Muy buena cerveza.
La "brown ale", es de color pardo oscuro, con aromas a nueces, uvas pasas, tostados y a café. Su sabor es tostado, con amargor moderado, a chocolate y uvas pasas también, con una gasificación moderada. Su terminación es tostada y maltosa. Una cerveza apta para consumir si se tiene algo de sed o se desea abrir el apetito, agradable para beber.
Aunque me hubiese gustado escribir sobre las otras cervezas y los motivos que llevaron al emprendedor a montar tan bonito proyecto y que historia había detrás de él, no conté con el tiempo y tenía otro compromiso pendiente (queda en deuda la reseña de los otros dos estilos) y no pude encontrar al dueño para "entrevistarlo", sin embargo como es costumbre, desde este espacio les deseo tanto a los socios como a los empleados el mejor de los éxitos y mucha prosperidad con este negocio. Felicitaciones por esa actitud y a seguir adelante.

2 comentarios:

Felipe Buitrago dijo...


Buen lugar para ir a tomarse una cerveza, escuchando buena música para compartir con los amigos. Y excelente atención.

Juan José Avendaño dijo...

Buen sitio, lo recomiendo en un 80%, la atención excelente, y la cerveza brown o negra la mejor!!!